Buscar
  • Weedestiny Madrid

THCV, que es?

El THCV es un cannabinoide muy parecido al THC, pero va a proporcionar un efecto diferente, que actúa y desaparece con rapidez y puede reducir las sensaciones negativas de la ansiedad, provocando una sensación más clara, animada y eufórica. Además también puede ser de gran ayuda para tratar y paliar los síntomas de enfermedades como la diabetes o los temblores del Parkinson.

Esta molécula, llamada THCV, forma partes de los más de 100 cannabinoides que se pueden encontrar en la marihuana. Aunque no se conoce tan bien como el THC o el CBD, ahora está siendo muy estudiada por sus efectos psicoactivos específicos y por su amplia aplicación en la medicina.

La tetrahidrocannabivarina o THCV tiene una estructura molecular muy parecida al tetrahidrocannabino. Su molécula tiene una cadena lateral de propilo (3 carbonos) en vez del grupo pentilo (5 carbonos) del THC, esto es lo que le hace tener efectos tan diferentes. Precisamente lo que lo diferencia del THC es lo que la convierte en un componente especial y posiblemente, sea la protagonista inmediata de muchos estudios y medicamentos que se van a basar en esta molécula.

Sin duda, el nivel de THCV que posea una planta será pronto una cualidad muy buscada tanto por los cultivadores como por los fumadores, como para los investigadores.

Efectos del THCV

on el THCV todo es más intenso y rápido, las sensaciones experimentadas son más psicodélicas, pero te mantienen lúcido, y aunque los efectos eufóricos llegan pronto e intensamente, también se terminan antes.

En numerosos ensayos clínicos, el THCV, está demostrando que tiene unos efectos increíbles en mente y cuerpo. Puede parecer que sus efectos son contradictorios hasta que se estudian en profundidad. Su estudio demuestra que el THCV restringe los efectos del THC, haciendo que la experiencia sea menos intensa y provoque menos ansiedad, y su efecto sea más eufórico.

Obtener un efecto más eufórico con menos estrés parece una fórmula ideal, aunque tiene el inconveniente de que solo suele durar la mitad del tiempo del efecto producido por el THC.

Otra diferencia que se puede encontrar entre el THCV y el THC es la sensación de hambre. Cuando se consume marihuana con gran cantidad de THC se suele producir un apetito voraz, un hambre realmente imposible de combatir.

Sin embargo, el THCV se conoce por su efecto inhibidor del apetito, por lo tanto, lo convierte en un cannabinoide perfecto para aquellos que quieren perder peso o no quieren comer en exceso durante sus fumadas.

El THCV en el ámbito medicinal


Como ya sabemos la marihuana es una planta que tiene un gran potencial terapéutico. Está llena de cannabinoides que pueden ser capaces de aliviar y tratar numerosos trastornos y enfermedades, mediante la activación del sistema endocannabinoide del cuerpo humano.

Hasta ahora, el THC y el CBD han sido los grandes protagonistas en los estudios científicos realizados en este ámbito. El THC es un excelente calmante, mientras que el CBD tiene grandes propiedades antiinflamatorias y una gran capacidad para frenar los ataque epilépticos.

Todas estas investigaciones están empezando a incluir el THCV entre los cannabinoides que necesitan de más investigación para incorporarlos a tratamiento terapéuticos.

Un estudio publicado en la revista británica de farmacología nos viene a decir que el THCV tiene propiedades antioxidantes y la capacidad para activar el receptor CB2 del sistema  endocannabinoide humano, mientras bloque el receptor CB1. Esto quiere decir que el cannabinoide THCV podría ser muy beneficioso en una terapia eficiente para aliviar los síntomas del Parkinson, además de retrasar la neurodegeneración.

Para el tratamiento del Alzheimer las investigaciones aún están en pañales, pero se cree que el THCV podría mejorar los temblores, el control motriz y las lesiones cerebrales que se asocian a esta enfermedad.

Los investigadores en esta materia, también, sugieren que el sistema endocannabinoide afecta a la actividad celular ósea y a la regeneración de tejidos, por tanto, el THCV puede jugar un papel importante en la masa ósea y en la regulación de las enfermedades de los huesos, pues fomentaría el crecimiento de nuevas células óseas.

En la diabetes, también se cree que puede influir muy positivamente, puesto que el THCV presenta la capacidad de regular los niveles de azúcar en la sangre y mejora la resistencia a la insulina.

Por último, este nuevo y expectante cannabinoide también podría ser muy eficaz para tratar los trastornos postraumáticos por estrés, aliviando los ataques de ansiedad y de pánico.


Variedades ricas en THCV


A pesar de todas sus cualidades y de que en algunas variedades supone hasta un 20% de los cannabinoides presentes en la planta, hasta hace poco el THCV era un desconocido para una parte de los cultivadores, consumidores y productores de semillas.

Poco a poco se han identificado las genéticas en las que la presencia de THCV es mayor y que, por tanto, son una excelente opción tanto para los usuarios recreativos que buscan sus efectos intensos, relajantes y eufóricos como para aquellos que quieran complementar sus tratamientos con sus propiedades calmantes.

Los análisis hechos en la revista American Journal of Botany sobre 157 plantas de marihuana de todo el mundo revelaron que los mayores niveles de THCV se dan en las plantas del sur de África y de algún punto de Afganistán.

La Durban Poison es una famosa planta de marihuana que se conoce en todo el mundo y que tienen un elevado nivel de THCV. La mayoría de las cepas ricas en THCV son de predominancia Sativa. Jack The Ripper es otra variedad muy rica en THCV.

No es fácil hacerse con una planta de marihuana con un alto contenido en THCV, pero es de esperar que en los próximos años surjan productos cannábicos específicos para sacarle el máximo partido posible a sus propiedades.


46 vistas

© 2018 by WeeDestiny

  • Facebook Social Icon